Le pidieron 1500 manzanas de caramelo y cancelaron a la mera hora; internet respondió.

Villalpando pudo vender su producción de golosinas, que ya consideraba una pérdida total


Aunque el internet y las herramientas para la comunicación social que este pone a nuestra disposición suelen usarse para pasar el rato, ya sea al compartir memes o cotorrear con nuestra familia y amigos, no siempre es así, pues las redes sociales pueden ayudar a la gente a hacer el bien cuando se lo propone. Para Enrique Villalpando, a quien le habían hecho un pedido de 1500 manzanas acarameladas, solamente para cancelarlo justo antes de la hora de entrega, las redes sociales resultaron una bendición.

Villalpando pudo vender su producción de golosinas, que ya consideraba una pérdida total y cuyo valor ascendía aproximadamente a 590 dólares, porque su hijo hizo público el problema en Facebook y los usuarios, que lo vieron en apuros, decidieron ayudarlo comprando el excedente. El resultado final: logró liquidar en su totalidad el pedido original y hasta terminó con más órdenes y una buena reputación.

Luis ayuda a su papá, Enrique


"Buenas tardes, amigos míos. Hoy les ofrezco manzanas con caramelo, al precio de 0.39 dólares la pieza. Lo que pasa es que mi papá hizo manzanas para un pedido de 1500 piezas y a la mera hora lo cancelaron, por eso necesitamos su ayuda, para recuperar algo de lo que invirtió. Cualquier ayuda la agradeceríamos de corazón."

– Luis Álvarez, por medio de Facebook

Enrique Villalpando, comerciante de manzanas acarameladas, originario de Monterrey, Nuevo León, México, ya daba por perdidos los 590 dólares del pedido, pero debido a la intercesión de su hijo, Luis, encontró amigos inesperados en la comunidad virtual. La publicación en Facebook se volvió viral, tuvo más de dos mil comentarios y fue compartida 15 mil veces. Pero eso no es todo, pues al enterarse de los hechos, los internautas inmediatamente se tocaron el corazón y abrieron sus billeteras para apoyar al diligente emprendedor.

Redes sociales al rescate

"Quemón el que hizo el pedido y lo canceló.

Buenas tardes, (…) me interesan 40 y las pagaría a 0.5 dólares.

¡Qué gente tan mala! Pero hay más gente buena que de seguro le va a comprar, hasta le harán (más) pedidos. Suerte.

– Comentarios de usuarios de Facebook, solidarizados con el comerciante en apuros"

Al final del día, Villalpando pudo liquidar en su totalidad el producto que ya daba por perdido, logrando recuperar su inversión. Además, obtuvo algo de publicidad, convirtiéndolo en una personalidad en las redes sociales. Ahora es ampliamente reconocido por la comunidad que lo apoyó y que lo ve como un empresario honesto y comprometido… aunque quizá demasiado confiado, pues muchos de los usuarios de las redes le hicieron la observación de que pedir un “anticipo justo” lo hubiera salvado del problema.


Edgar Toala

7 Blog Publicaciones